TERAPIA EN PAREJA
SIEMPRE HAY UNA NUEVA FORMA
DE VIVIRSE EN PAREJA

VIOLENCIA EN LA PAREJA

 

Por lo general en la violencia en la pareja tanto victima como agresor, sufren de angustia, ansiedad, desesperación, culpa, tensión, vergüenza, rabia, presentan síntomas físicos y psicológicos, están inmersos en un ciclo en el que no pueden salir y algunas veces no quieren salir, “no puedo vivir contigo ni sin ti”. Ambos necesitan tratamiento especializado.

La violencia conyugal o la violencia en la pareja es la que se da entre los dos  integrantes de la pareja, en la realidad este tipo de violencia no solamente afecta a la pareja, sino también a los hijos si existen y que la viven como observadores, y en ocasiones a otros miembros de la familia que se ven envueltos en los conflicto de la pareja. Los niños o adultos que viven en el mismo lugar también son maltratados y en ocasiones sufren daños psicológicos ya que viven en constante tensión por los sustos o amenazas que presencian.

Es común que después de la violencia venga un periodo de tranquilidad y alegría a tal grado que parece que pasa de un extremo al otro la relación de pareja, esto es lo que se conoce como el periodo de “luna de miel” en el que el agresor o los agresores piden disculpas, hacen promesas de no “volver a hacerlo” o de que “va a cambiar”, el agredido por lo general quiere creer las promesas que se le hacen y las acepta, y así empieza este  periodo de calma  y tranquilidad aparente, lo que lleva a la pareja  creer que las cosas pueden cambiar de la noche a la mañana. Este periodo puede durar días, semanas o meses hasta que empiezan de nuevo los roses, las peleas y se llega a los gritos, los golpes y otras agresiones, se repite el episodio violento y de nuevo la luna de miel. El ciclo de repite constantemente y la pareja esta esperando constantemente que lleguen estos periodos de luna de miel, solo que cada vez tardan mas y los episodios de violencia son mas fuertes, la violencia en la pareja tiende a agravarse.

Una pareja se forma para acompañarse, compartirse, apoyarse, darse seguridad mutuamente, con la violencia conyugal esto se rompe y produce un quiebre en la pareja, mete al miembro agredido y a la pareja en una especie de indefensión de la cual no pueden salir. 

Aunque se puede dar tanto la violencia de la mujer al hombre, o del hombre al hombre, o de mujer a mujer en las parejas actuales, en México quienes sufren mas violencia son las mujeres, aunque hay muchas estadísticas relacionadas con el numero de violencia que sufren las mujeres o el aumento que ha tenido en los últimos años, estas solo muestran una parte de la realidad, es decir solo por lo general hay denuncias cuando hay violencia física, mas no cuando se ejercen los otros tipos de violencia: verbal, sexual, psicológica y económica. 

Los efectos que produce la violencia en la pareja son varios desde el  dolor físico y emocional, la pérdida de seguridad, hasta otros tipos de trastornos como la depresión con ideas o intentos de suicidio, aislamiento social y familiar, dificultades laborales y escolares o intelectuales, trastornos del sueño, embarazos no deseados, adicciones, infecciones de transmisión sexual, pero los efectos pueden ser mas devastadores cuando esta violencia se da en una mujer que además es responsable de los hijos y en ocasiones de la manutención de la familia o cuando esta embarazada. Los aprendizajes de violencia hacia una mujer se dan en los hijos, y en las hijas se dan aprendizajes de indefensión lo que perpetúa la violencia por generaciones. 

La violencia en la pareja se puede definir como todo acto que se ejerce contra la pareja y que tiene como resultado la posibilidad de provocar algún tipo de daño que puede ser físico, psicológico, sexual o emocional.

Para que se considere violencia de pareja no es necesario que sea una pareja legalmente establecida, es decir que estén casados o que tengan hijos, sino que se puede dar en cualquier tipo de relación en donde haya convivencia.

 

                                                        

 

LAS SEÑALES DEL ABUSO

 

En un principio quizá sea difícil detectar los indicadores de violencia sobre todo para quien es la victima, aunque se puede ver que algunas relaciones son claramente abusivas y esto suele suceder desde un principio de la relación, comienzan de manera sutil y con el paso del tiempo estas aumentan, en algunos casos son simplemente comentarios hirientes, miradas, conductas controladoras, celos, esto suele empeorar y hacerse cada vez mas continuo, mas grave, evidente y violento. En cuando esto sucede indudablemente que la vida de la persona agredida y de los hijos si es que los hay corre peligro.

 

Puede ser victima de abuso si esta en una relación que:

 

·Tu pareja te mira o actúa de manera que te asusta. 

·Cuando se enoja golpea mesas u objetos con los puños o pies. 

·Controla el dinero y para tus necesidades tienes que pedirlo. 

·Tu pareja es celoso(a), posesivo (a) o controlador(a). 

·Te acusa de ser infiel o que lo provocas. 

·Necesita saber que haces, con quien, a que horas cuando no esta contigo.

·Trata de controlar a quien ves o con quien hablas. 

·Tienes que pedir permiso para realizar ciertas actividades. 

·Tienes que pedir permiso para tomar decisiones personales. 

·Se enoja cuando bebe alcohol o usa drogas.

·Amenaza con matarse o hacerle daño a usted o sus hijos.

 

 Estas en una relación abusiva si estas viviendo algunas conductas de  estas con tu pareja:

 

·Si hay golpes, patadas, mordidas, empujones, bofetadas, te ahoga con las manos o con algún objeto, te amenaza con algún tipo de arma, ya sea pistolas, cuchillos o desarmadores, etc.

·Muestra altibajos emocionales muy marcados y constantes. 

·Sus disculpas y buenos deseos son constantes e incumplidos. 

·Te obliga a tener relaciones sexuales que no te gustan o cuando no quieres. 

·Te ofende verbalmente, te exige o te humilla.

·Impide que realices tus actividades sociales, escolares o laborales.

·Lastima o amenaza a tus hijos, familiares o mascotas. 

·Destruye tus pertenencias o te las decomisa. 

·Te culpa de su comportamiento o te dice que te lo mereces. 

·Minimiza sus comportamientos violentos o adictivos. 

·Trata de evitar que los demás se den cuenta de estos comportamientos. 

·Te obliga a callar sus conductas violentas con las instituciones médicas o policiacas. 

·Te amenaza con el abandono o la separación.

 

VIOLENCIA EN LA PAREJA: RELACION DE ABUSO Y PODER

 

En la mayoría de las situaciones de violencia en la pareja tiene que ver con el ejercer del abuso y poder que tiene el agresor sobre su pareja. No toda la violencia que se da entre la pareja tiene que ver con la ira o los impulsos descontrolados de agresor, los agresores tienden a dirigir su ira hacia la persona mas cercana y mas vulnerable que la mayoría de las veces es su pareja. El abusador trata de infundir temor y miedo a través de diversas tácticas que le permiten ir obteniéndolo.

 

Por ejemplo:

·En forma emocional con humillaciones, insultos y criticas que bajan la estima del agredido.

·Amenaza y culpa con suicidio u homicidio o con el rompimiento familiar.

·Niega el abuso y culpa a la victima lo que impide realizar algún cambio esto produce inseguridad y confusión.

·Intimida  con gestos hasta con actos que producen miedo en la victima.

·Poder en tomar las decisiones importantes, define reglas y roles, la pareja funciona mas como un sirviente o un asistente.

·Utiliza el dinero como una forma de controlar a la pareja, y a los niños como posesiones de cambio, manipulación y chantaje.

  

VIOLENCIA EN EL NOVIAZGO

Es común que la violencia en la pareja inicie desde el noviazgo, entre los novios pasan algunas pequeñas cosas que en un principio suelen ser vistas en forma graciosa, como interés o como una manifestación de amor entre ellos. Estas conductas que se ven como muestras de afecto en realidad son signos de violencia o de deseos de contralar algunas situaciones de la relación. Conductas como nalgadas, pellizcos, piquetes en alguna parte del cuerpo, llamadas continuas, actitudes de celos, chistes y humillaciones indirectas, mordeduras, incluso algunas bofetadas son vistas en nombre del amor y del afecto en lugar de señales que pueden indicar situaciones conflictivas a futuro. La mayoría de estas conductas no se perciben como violencia, mas es posible identificar que se dan cuando hay un desacuerdo o una diferencia de opinión, lo que puede ir en aumento a medida que se relacionan diariamente y las diferencias de opiniones, creencias y estilos son más evidentes y mas continuas.

 

                                                           


Tu pareja no te golpea o hace esas cosas porque te ama, en un principio es como un juego que va tomando dimensiones inimaginables, al grado de llegar a la hospitalización y en algunos casos  a la muerte.

Durante el noviazgo por lo general no existe la convivencia diaria, los familiares y  amigos en parte impiden que se de en mayor grado, cuando las parejas viven juntos todo se da a puertas cerradas, las posibilidades de que las conductas violentas se den aumentan.

 

ALGUNAS OPCIONES A SEGUIR

 

La violencia  en la pareja se da en forma de ciclo continuo que es difícil romper o cambiar desde dentro de la pareja. Es necesario que la parte agredida salga de ese ciclo.


El ciclo de la violencia se puede dar así:

 

·El abusador agrede con golpes o con palabras a la victima. Generalmente empieza con la agresión verbal y continúan los golpes.

·El abusador intenta reparar por medio de promesas, regalos, chantajes o mediante el perdón. Puede tener conductas depresivas, ansiosas, y cambia su comportamiento de un extremo a otro a tal grado que nadie consideraría que se trata de una persona agresiva y violenta.

·La victima quiere creer y cede ante esta situación, se convence de que es lo mejor para todos. De esta manera empieza la luna de miel y parece que toda cambiara. 

·Las situaciones diarias de la vida crean tensión o conflictos y el abusador agrede a la victima con palabras o golpes, y el ciclo vuelve a empezar.

 

Por lo regular no hay nada  mágico que solucione las cosas de la noche a la mañana o con el mínimo esfuerzo por los miembros de la pareja. Por lo general el ciclo se acorta cada vez más y la luna de miel dura menos. A medida que pasa el tiempo los efectos son más fuertes y el rompimiento del ciclo parece más complicado.

Lo primero es reconocer que existe violencia en su relación de pareja, que por si solos no están en condiciones de resolver esta situación, que se tiene que encontrar ayuda externa. Ya sea que la pareja sea consciente de su necesidad de ayuda o que la victima quiera detener la situación de violencia en que vive. 


                                                             


Si ya te diste cuenta que estas en una situación de abuso el siguiente paso es ver las opciones de seguridad que tienes  a las que puedes recurrir.

Puedes memorizar los números de emergencia de la policía por lo general son sencillos, o avisar a algún vecino por medio de una señal como alguna palabra, un encendido o apagado de luces, o cualquier otra que le indique que llame a la policía. 

Puedes ubicar los refugios o los lugares de ayuda en situaciones de violencia, también debes de tomar en cuenta que dejar a un abusador suele ser peligroso, por lo que es necesario encontrar el momento más oportuno para hacerlo.

Ten ubicados los utensilios de emergencia, como algo de ropa, dinero, llaves y documentos importantes que puedas meter en una bolsa en el mínimo tiempo y con le menor volumen posible. Yo no recomiendo que la tengas preparada ya que el abusador la puede encontrar. 

De tus opciones ubica exactamente a donde quieres ir, incluso si es en medio de la noche. Ten en mente el numero telefónico de un servicio de taxis de 24 horas, pidele que llegue sin hacer ruido y te espere unos minutos en lo que encuentras el momento adecuado de salir. 

Si llevas a tus hijos contigo es necesario que a la brevedad avises a algún familiar tuyo, a las autoridades escolares, y a la dependencia especializada de posibles amenazas. 

Si tomas esta decisión es importante que no te dejes convencer una vez mas por el abusador hasta que inicie un tratamiento especializado, primero en forma individual y tiempo después de pareja. No confíes en que te diga que ya cambio, es necesario que personal especializado lo confirme. 

La violencia de pareja no se resuelve dela noche a la mañana o por si solos, tiene que ser mediante un proceso especializado primero por separado y después en conjunto ya sea en pareja y también en familia. 

La violencia en la pareja puede ser enfrentada desde diversos medios, pero es necesario que sea reconocida por la pareja y que cada quien asuma su responsabilidad, ya sea de agredir o dejarse agredir.

Si es necesario se debe de realizar la denuncia de inmediato y sino hasta que la victima este segura, la denuncia es como el principio para detener el ciclo y empezar a buscar una solución.

 

Nadie merece ser abusado, si crees que puedes estar viviendo una situación de violencia es necesario buscar ayuda en cuando te sientas segura(o), lo recomendable es que si tu pareja no quiere o no la reconoce busques ayuda en forma personal, un paso tan sencillo como hacer una llamada te puede permitir salir de una situación de violencia. (Por ejemplo el 080 en Jalisco). No importa que tipo de relación estas viviendo, si tu pareja es del mismo sexo, si son novios, viven juntos o estan casados, no importa si eres hombre o mujer, si estas viviendo algún tipo de abuso es el momento de detenerlo, tu salud, bienestar e integridad fisica es primero.

Según el INEGI en Jalisco la violencia hacia las mujeres a aumentado por encima de la media nacional y en la mayoría de los casos la violencia ha sido ejercida por el actual o el ultimo compañero que han tenido. Algunas estadísticas marcan que en las zonas marginadas se da mas la violencia física hacia la pareja, pero en los estratos sociales altos se da mas la violencia psicológica y económica, esto también a considerar que en este estrato y en este tipo de violencia es menos frecuente la denuncia.

El hecho de que esto suceda en nuestro estado, de que tanta mujeres aguanten el maltrato de su pareja, se debe tanto a la falta de denuncia, como a una condición desigual que ha prevalecido por mucho tiempo en la sociedad. Los aprendizajes del pasado, las creencias acerca de la mujer y de la relación de pareja, han metido a las mujeres en una situación de indefensión y en ocasiones hasta en una sensación de normalidad ante la violencia que ejerce sobre ellas su pareja, esto le impide reaccionar y permite que queden atrapadas en un ciclo vicioso de violencia, donde hay dependencia económica, temor por su vida o la de sus hijos, la sobrevivencia diaria ante las condiciones de vida, los embarazos frecuentes y en ocasiones no deseados, el temor al abandono, la vergüenza de que conocidos, amigos e incluso sus familiares conozcan de la situación, el desconocimiento de las leyes que las protegen y de sus derechos de ley. Quedan atrapadas ante las presiones sociales, culturales y religiosas, pero sobre todo cada vez se va reduciendo el grado de confianza hacia si mismas, su auto-estima y el deseo de luchar ante la injusticia que se esta cometiendo en ellas.

 

 

Mi deseo es que hoy tengas una mejor opción para vivirte mas plenamente soy psicólogo y psicoterapeuta en la ciudad de Guadalajara Jalisco.